Psicología y mitos

Me gustaría saber qué opinas. Te invito a dejarme tus dudas, opiniones, objeciones, lo que se te ocurra.

Escríbeme a martaapariciosm@hotmail.com.


¿YO AL PSICÓLOGO?

Recientemente viene publicitándose en televisión un anuncio de una compañía médica que incluye la psicología dentro de sus coberturas básicas, lo cual, como es de esperar, me parece muy acertado; en el spot se transmitía el siguiente mensaje: “Cuando te duele la garganta sabes dónde ir, cuando te duele el estómago sabes dónde ir, ¿y cuando te duele el alma?”. El hecho de que una compañía de primer orden haga esto es síntoma de que cada vez se requiere más este tipo de atención y es que afortunadamente cada vez se cuenta más con los psicólogos como profesionales al servicio de la salud, pero es verdad que aún existen muchos tabúes en torno a esta cuestión.

Muchas personas piensan que son ellos mismos los que tienen que solucionar sus problemas; otras asocian ir al psicólogo con “estar loco” o que está reservado para casos muy particulares o graves; o puede que no se atrevan a contar a un desconocido sus problemas más íntimos. Por motivos como éstos demoramos, o aún peor, no damos el paso de contar con el asesoramiento de un profesional. El psicólogo desarrolla su trabajo cada día con personas que se encuentran en un momento difícil de sus vidas, se enfrentan a un problema que no saben afrontar o que simplemente no pueden disfrutar de los aspectos placenteros de su vida. Cuando nos enfrentamos en otros ámbitos de nuestra vida a situaciones complejas, no dudamos en pedir consejo o contratar a un experto en la materia, no intentamos hacerlo por nosotros mismos o si lo hacemos, tras varios intentos, desistimos y llamamos a un especialista. Ese razonamiento debería aplicarse a algo tan importante como es nuestro bienestar y nuestra salud. En relación a esto, recientes encuestas (Consejo General de Colegios de Psicólogos) arrojan datos esperanzadores sobre la percepción de la psicología como herramienta eficaz para la solución de problemas: 1 de cada 4 españoles reconoce haber asistido alguna vez al psicólogo y de ellos más del 75% declararon estar satisfechos con el resultado.

En cuanto a la percepción que se tiene del desarrollo de la consulta hay que decir que no es necesario contarlo todo ni abrir nuestra intimidad desde el primer momento. El qué contar y cuándo hacerlo es una opción del paciente y esa persona que al principio es un “desconocido”, poco a poco se va convirtiendo en alguien cercano para nosotros. Hay que desmontar el tópico del psicólogo como amigo, como aconsejador, popularizado por el cine y la literatura. El asesoramiento psicológico no consiste en dar el pez, sino en enseñar a pescar.


¿CUÁNDO IR AL PSICÓLOGO?

Hace tiempo que le digo a mi hermano que vaya al psicólogo pero no sabe si lo que le sucede es motivo suficiente”. “Llevo mucho tiempo sintiéndome así, no creo que pueda cambiar”.

Tal vez, estas y otras dudas semejantes llevan a muchas personas a no beneficiarse de un asesoramiento psicológico que le haría recuperar o aumentar su bienestar físico, mental y social, es decir, su salud. Es por estas razones que me propongo, sin ánimo de ser exhaustiva, aportar algo de claridad a la pregunta “¿cuándo ir al psicólogo?”. Las circunstancias pueden ser muy diversas:

  • Sentimientos de tristeza, vacío, cansancio, frecuentes ganas de llorar. Incapacidad para encontrar algo positivo o que ilusione;

  • Pensamientos negativos que impiden disfrutar de la vida diaria;

  • Sensación de ahogo, mareos, irritabilidad, etc.;

  • Preocuparse de forma excesiva, darle muchas vueltas a todo hasta el punto de tener la sensación de estar pensado constantemente;

  • Problemas de apetito (por exceso o por defecto) o de sueño.

  • Bloqueos habituales ante la toma de decisiones o para realizar adecuadamente el trabajo;

  • No quererse y tener una imagen negativa de sí mismo;

  • Miedo a morir, a perder el control o a volverse loco; miedos o inseguridades que limitan y no permiten llevar una vida normal;

  • Tener pensamientos que asustan y llevan a realizar conductas extrañas y repetitivas de las que no puede prescindirse;

  • Dificultades sexuales;

  • Dependencia de sustancias como el alcohol, tabaco o cualquier otro tipo de droga o a objetos o situaciones como el móvil, internet, compras, etc.;

  • Mala comunicación con la pareja, frecuentes discusiones, faltas de respeto, etc.;

  • Deteriorada relación con la familia o con los hijos…


En líneas generales será motivo de consulta cualquier otra condición de vida o experiencia caracterizada por el sufrimiento y la impotencia de no saber cómo salir de él.

Si te has sentido identificado con alguna de estas situaciones no pienses que sólo te sucede a ti. Este tipo de problemas son muy frecuentes y el padecerlos no te hace diferente. Por el contrario, el hecho de que conozcas a más gente como tú, que padecen situaciones parecidas, no lo hacen normal. Estos problemas pueden solucionarse y hacer que tu vida sea más agradable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


tags: sevilla, utrera, psicología, psicóloga, psicólogo, consulta psicológica, ayuda, emocional, psicoterapia, marta aparicio.

Marta Aparicio Sánchez-Molero

Psicóloga
Coleg. n° AN-4539
consultas en Sevilla y Utrera
móvil 649 34 15 53
martaapariciosm@hotmail.com


Consulta en Sevilla

San Francisco Javier, 24
Edificio Sevilla I, 1a planta, módulo 19
41018 Sevilla
Tlf. 95 441 18 73
ver mapa

 

Consulta en Utrera

Plaza de la Trianilla, 1

41710 Utrera (Sevilla)
Tlf. 95 486 23 75
ver mapa

 

 
diseño web fismo&fismo diseño web